Consejos de Dell para elevar la productividad desde cualquier lugar

Loading

Como un impulsor de la flexibilidad laboral para sus colaboradores, Dell propone algunos consejos para trabajar productivamente desde cualquier lugar.

Desde el Hogar
– Planifica tu puesto de trabajo: Si no tienes un lugar cómodo y sobre todo tranquilo, será muy difícil que trabajes bien. Elije un ambiente con una puerta que pueda cerrarse. Esto permite evitar distracciones y ruidos del grupo familiar. No es mala idea trabajar un día a la semana fuera de tu casa.

– Haz tu propia caja de sorpresas: Arma una caja con juguetes para entretener a tus hijos durante llamadas telefónicas o reuniones. Esta colección debería estar reservada para esas ocasiones y no ser parte de la diversión habitual de los niños.

– Permanece formal: Vístete y realiza una rutina matinal como si fueras a la oficina y no almuerces en tu escritorio o lugar de trabajo.

– Aprovecha tus horarios productivos: Cada uno tiene momentos del día en los que trabaja mejor, si eres de hábitos nocturnos, trabaja de noche y usa la mañana para hacer trámites, ejercicio o cosas no relacionadas con el trabajo.

– Descansa: Está ampliamente demostrado que aquellas personas que no descansan lo suficiente o lo hacen de mala forma, bajan notoriamente su rendimiento. Plantéate descansar al menos un día a la semana: nada de negocios, nada de clientes, solo tú, amigos, familia o con quien desees estar.

Desde un café o restaurant
– Ponte un reto: Deja el cargador del notebook en tu casa, eso te da un incentivo a terminar tu trabajo antes de que se agote la batería.

– Busca un lugar tranquilo: Trata de ubicarte frente a una pared y en un restaurant que no esté en una calle principal o avenida, para que no haya ruidos molestos y estridentes que puedan distraerte.

– Asegúrate de que los asientos sean cómodos: Si lo que te propones es trabajar en ese sitio, probablemente estarás allí sentado varias horas. Las opciones más cómodas suelen ser los sillones, las sillas tapizadas con apoyabrazos y los llamados «boxes», los cuales brindan una sensación de reparo e intimidad.

– Mantente conectado: Ten presente que el lugar cuente con un buen servicio inalámbrico de Internet y, en la medida de lo posible, enchufes, por si te quedas sin batería.

En viajes o aeropuertos
– No andes con papeles: Intenta hacer todo electrónicamente y digitaliza tu firma, para poder insertarla en documentos de Word o PDF. Notebooks, netbooks y tablets son ideales para esto.

– Aprovecha para hacer esas tareas para las cuales nunca tienes tiempo: Ordena tus documentos o limpiar la bandeja de entrada de correo.

– Descargar antes tus emails: Así podrás leerlos cuando no tienes conexión (cuando estás en el medio del Atlántico por ejemplo).

Desde la Oficina
– Que ver el correo no sea la primera cosa a hacer del día. A menos que sea requerido por tu trabajo, no revises tu email hasta que hayas terminado con tus prioridades. Prográmate para leerlo solamente 2 ó 3 veces al día.

– Enlista tus actividades. Establece una rutina para planear tu día o tu semana. Fija 3 tareas importantes diarias que deberías cumplir y agrupa las que sean similares. Si tienes que hacer llamadas o contestar mails, hazlo de un solo viaje. Deja las labores repetitivas y mecánicas para el final del día.

– Tómate un descanso. Haz una pausa; es un hecho que tomar pequeños descansos de 5 a 10 minutos cada uno aumentan la productividad.

– Pon orden. ¿Te ha pasado que pierdes una hora buscando la versión ‘final-final’ de un archivo o un contacto? Si tienes varias versiones de un documento, deja solamente la que tenga los últimos cambios y utiliza un archivo de Excel para guardar números importantes que necesites diariamente.

– No pospongas las cosas: No dejes las tareas que no te gustan o te cuestan para el final del día. Ten en cuenta que cuanto antes hagas eso que no te agrada tanto, antes te lo sacarás de encima.

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *