ABB celebra 50 años de su tecnología pionera de interruptor de gas aislado

Loading

El interruptor de gas aislado (IGA) transformó las posibilidades de la red de energía y sigue haciendo posibles más redes y ciudades inteligentes.

Hace cincuenta años, ABB instaló el primer IGA en una subestación subterránea en el corazón de Zúrich, Suiza, ampliando la provisión de energía para la ciudad, conservando espacio e iniciando una revolución que continúa dando forma a la manera en que la energía es transmitida y distribuida.

El IGA es un interruptor compacto y de encapsulamiento metálico que usa gas aislado presurizado, permitiendo operaciones seguras en espacios confinados reduciendo considerablemente el tamaño del equipamiento. Esta tecnología fue clave para habilitar el proceso de urbanización.

Ocupando solo 10 por ciento de un interruptor de subestación de aire aislado, permite que las subestaciones sean construidas en las ciudades para proveer energía segura y confiable. Las subestaciones no siguen ya demandando mucho espacio y pueden esconderse entre edificios, bajo tierra o azoteas.

En las últimas cinco décadas en que se ha instalado más de 30.000 bahías de control alrededor del mundo, ABB ha continuado logrando avances significativos en esta tecnología, incluyendo mayor capacidad de transmisión. Los niveles de voltaje han crecido de 72,5 a 1,200 kilovoltios (kV) para asegurar mayor poder de transmisión con mínimas pérdidas. 1.2 millones de voltios es el más alto nivel de corriente alterna en el mundo -como un interruptor gigante capaz de encender y apagar el promedio de consumo anual de un país como Suiza y facilitando la transmisión de energía a lo largo de 2,000 kilómetros.

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *