Intel enfoca su producción a la meta de cero emisiones de gases de efecto invernadero

Loading

En abril de 2022, Pat Gelsinger, CEO de Intel, describió el compromiso de la empresa para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), tanto en sus propias operaciones como en toda la cadena de valor. Esto incluía elevar el nivel de los compromisos existentes y establecer el objetivo de lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero de Alcance 1 y Alcance 2 en todas sus operaciones globales para 2040. 

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero es uno de los desafíos más complejos de la industria de semiconductores debido a la energía necesaria para fabricar chips y los requisitos exclusivos de los procesos de fabricación. A esta complejidad se le suma el hecho de que el ecosistema de semiconductores también debe expandirse a nivel mundial para satisfacer la creciente demanda de chips. Llegar a las cero emisiones netas requiere identificar, desarrollar y probar soluciones novedosas de química verde, herramientas de reducción, nuevos diseños de equipos y sistemas de instalaciones, muchos de los cuales no existen actualmente. «Intel, una de las mayores empresas de semiconductores del mundo dedicada a la investigación, el diseño y la fabricación, está intensificando la colaboración que mantiene desde hace tiempo con todo el ecosistema para lograr un futuro de informática más sostenible», Keyvan Esfarjani, vicepresidente ejecutivo, director de Operaciones Globales y director general de Fabricación, Cadena de Suministro y Operaciones.

Áreas clave

El ejecutivo asegura que están ampliando sus esfuerzos en materia de sostenibilidad para impulsar tres áreas clave que permitan alcanzar un nivel cero de emisiones de gases de efecto invernadero. En primer lugar, una hoja de ruta para reducir las emisiones en sus fábricas y edificios de oficinas. Esto incluye la inversión en electricidad renovable: a finales de 2022 superaron el 90% de su consumo global de electricidad renovable. En segundo lugar, están colaborando con la industria y el mundo académico para desarrollar alternativas de fabricación de semiconductores y eficiencia energética en toda la cadena de valor, así como para establecer métricas de información estándar. En tercer lugar, están aumentando la eficiencia energética y reduciendo la huella de carbono total de sus productos y plataformas, lo que ayuda a sus clientes a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad.

«Mantener la atención y priorizar estas oportunidades hacia un objetivo común de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero es la forma en la que podemos ayudar a mitigar los impactos del cambio climático», agregó.

Reducción de emisiones

La empresa sigue invirtiendo en la compra e instalación de electricidad renovable.  En colaboración con los proveedores locales de servicios públicos, está creando nuevos mecanismos de contratación para facilitar la construcción de proyectos de electricidad renovable a escala de servicios públicos, como la solar y eólica, cerca de muchos de sus grandes centros en todo el mundo, así como en la construcción de nuevas fábricas. En sus campus, han agregado 14 nuevas instalaciones solares, con un total de 7 megavatios de capacidad de generación en los últimos tres años.  Esto eleva su cartera global de instalaciones solares in situ a 30 megavatios.  Al finalizar el 2022, su consumo global de electricidad renovable es de aproximadamente un 91 %, frente al 80 % en 2021. «Estamos comprometidos a encontrar oportunidades fiables y escalables de electricidad renovable para alcanzar el 100 % a nivel mundial para el 2030», apuntan.

Para ayudar a reducir su impacto global en el ambiente, extender el ahorro en la huella de carbono a los clientes y reducir el balance final, está implementando además medidas de reducción de energía y eficiencia energética a lo largo de sus operaciones. Desde 2020, han conservado 973 millones de kilovatios-hora (kWh) de energía acumulada- el equivalente al uso anual de electricidad de más de 91.000 hogares de EE. UU.- con la ayuda de esfuerzos como la refrigeración por HVAC y la eficiencia del aire comprimido. En 2022, redujeron sus emisiones de energía de Alcance 1 en 6.000 toneladas equivalentes de dióxido de carbono con medidas de recuperación de calor y racionalizando sus necesidades de calefacción.

De cara al futuro, están invirtiendo en tecnologías únicas para reducir aún más su huella. Esto incluye el avance continuo de sus sistemas para maximizar la reutilización del calor residual de las fábricas, reduciendo así la dependencia del gas natural. También están desarrollando equipos de reducción ultra eficientes, utilizando las últimas capacidades en inteligencia artificial, sistemas de software y eficiencia energética para crear tecnologías que limiten y potencialmente eliminen el uso de combustibles fósiles para sus futuros diseños de fábricas.

Colaboración en la cadena de valor

Intel está trabajando con la asociación industrial SEMI y Semiconductor Research Corporation para establecer un programa de fabricación sostenible de semiconductores que se esfuerza por desarrollar alternativas a diversos productos químicos utilizados en la fabricación de semiconductores. En paralelo, está trabajando con otros socios líderes de la industria para impulsar cambios significativos dentro del ecosistema.

El recientemente creado Semiconductor Climate Consortium (SCC), que reúne a sus proveedores, pares y clientes, acelera las soluciones que reducirán las emisiones de gases de efecto invernadero de la industria.  Como miembro fundador, la empresa ayudó a impulsar el esfuerzo. Actualmente, participan más de 70 empresas en toda su cadena de valor.

También está participando en el consorcio «Product Attribute to Impact Algorithm» (PAIA) del Instituto Tecnológico de Massachusetts para desarrollar un enfoque común del cálculo de la huella de carbono de los productos electrónicos.  Esto permite a la industria medir adecuadamente el progreso que está haciendo y a los clientes tener una comprensión más clara de sus emisiones anteriores y de la huella de carbono incorporada al producto. 

Y, junto con Merck kGaA, Darmstadt, Germany, anunció recientemente un programa de investigación académica en Europa que aprovechará la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para impulsar la innovación en los procesos y tecnologías de fabricación de semiconductores.

Aumento de la eficiencia energética

Las nuevas generaciones de productos de la compañía están diseñadas para ofrecer un mayor rendimiento con menos energía. De hecho lanzó recientemente los procesadores para centros de datos más sustentables, los procesadores escalables Intel Xeon de 4ta Generación. Con aceleradores incorporados, estos procesadores ayudan a mejorar el desempeño por vatio en un promedio de 2,9 veces para determinadas cargas de trabajo. Otras funciones disminuyen el consumo de energía en hasta un 20 % para cargas de trabajo específicas con un impacto insignificante en el desempeño.

Para reducir los desperdicios electrónicos, está colaborando asimismo con Open Compute Project (OCP) para impulsar los diseños modulares a fin de aumentar la reutilización de los elementos del servidor generación tras generación.

«La empresa está plenamente comprometida con las acciones, inversiones, innovaciones y la colaboración necesaria para lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en todas sus operaciones».  Estoy muy satisfecho con los progresos realizados y esperamos con ansias más hitos en el futuro.», concluyó la institución.

Mantente conectado a nuestra revista Channel News Perú, haciendo clic aquí y suscribiéndote a nuestro newsletter para contenido de valor diario.

Notas Relacionadas