fbpx
  • Jul 24, 2021

Innovaciones en Iot, automatización del hogar y oficina, Dispositivos de computación personales

 Innovaciones en Iot, automatización del hogar y oficina, Dispositivos de computación personales
Por: Luis Guembes, Arquitecto TICS

El escenario general y desglosado

Si duda alguna, la marca del año 2021 es y seguirá siendo la pandemia de Covid-19 y la estela de muerte y destrucción de la economía que viene dejando en nuestro país y en mayor o menor grado, en toda la región y el mundo.

Sin embargo, justamente se debe a la pandemia el desarrollo vertiginoso de tecnologías de transformación digital y una adopción sin precedentes de servicios en la nube, incluyendo servicios que atienden al otrora principal objetor de la nube: La seguridad TIC.

Analicemos pues los escenarios particulares, procurando identificar sus móviles principales y esbozando algún consejo práctico para el canal integrador.

IoT – Automatización del hogar y la oficina, wearables, Smart things etc.

La proliferación de dispositivos “Smart”, que incluye a televisores y toda clase de dispositivos controlados desde asistentes digitales autónomos, teléfonos inteligentes, tabletas especializadas y hasta altavoces inteligentes capaces de discriminar a todos y cada uno de los miembros de la familia, crear un perfil de sus intereses, contactos, compras electrónicas y un largo etcétera que por el momento nadie sabe dónde termina.

La tendencia de coordinar y orquestar toda la información de los dispositivos inteligentes que nos asisten en la vida diaria, no sólo se aplica a nuestras lavadoras y cafeteras inteligentes, sino que también toca a un grupo de dispositivos más personales. Entre ellos se encuentran por ejemplo los dispositivos relacionados con nuestros parámetros de salud, dentro de los que tenemos balanzas, dispositivos que miden la presión arterial, relojes inteligentes que nos cuentan los pasos y además monitorear nuestro ritmo cardiaco, nos recuerdan cuando pararnos, respirar, caminar y hasta establecen un patrón de uso de pantallas y monitorean nuestros patrones de sueño.

SmartThings | Aplicaciones y servicios | Samsung Latinoamérica

En esta breve pincelada, ya queda bastante claro que el punto más importante a proteger es la persona humana, quienes a final de cuentas el generador de toda esta información qué sirve para predecir su comportamiento comercial, político, profesional y hasta religioso.

Lamentablemente la seguridad y la privacidad son preocupaciones recientes y ya existen en el mercado un número considerable de dispositivos que no contemplan la más mínima seguridad que proteja la identidad y los datos personales.

Esta situación ha generado ya directivas muy severas por parte de la Unión Europea en relación a la protección obligatoria de los datos personales, incluso las estadísticas de patrones asociados a la edad, sexo, profesión, estado civil, lugar de residencia etcétera.

La seguridad relacionada con la llamada internet de las cosas, ha generado un mercado potencial billonario, donde el reto principal es la ausencia de estandarización y normas que controlen la proliferación indiscriminada de dispositivos capaces de recolectar datos identificables de las personas que los usan.

En ese sentido y como una oportunidad latente para el integrador, se han desarrollado diferentes estrategias para asegurar los derechos de las personas, las que pasan primero por la identificación de dispositivos y su registro con el sistema de orquestación, el cual a su vez, opera detrás de la seguridad de un dispositivo especialmente diseñado para proteger el entorno de la red familiar inteligente.

Ese tema sería probablemente anecdótico salvo por el hecho de que hoy en día la fuerza laboral más sensible de todo el planeta, los directivos, gerentes financieros, jefes de proyectos, investigadores y hasta médicos, realizan tareas críticas desde sus casas, coexistiendo con todos estos dispositivos atentos a sus patrones electrónicos de conducta.

Es así como la necesidad de asegurar a los dispositivos inteligentes en el hogar, se cruza con la necesidad de asegurar la propiedad intelectual y los recursos humanos empresariales, creando un nuevo campo de batalla producto colateral del éxodo de la oficina al hogar.

La oportunidad de negocio para el integrador no comprende solamente los dispositivos de seguridad requeridos, sino sobre todo establecer en tiempo real la postura de seguridad del trabajador remoto, en especial cuando se trata de un mercado regulado o estratégico.

Esto requiere que el integrador se transforme en un proveedor de servicios de seguridad asistida, un servicio que consolide por ejemplo a la fuerza laboral dispersa y la haga converger de forma segura en los puntos de acceso a las herramientas digitales y contenido necesario para realizar su trabajo.

Dispositivos de computación personal

Ya casi no es posible distinguir cuál es el dispositivo de computación personal qué hace más productivo al empleado. Dependiendo de la generación a la que nos estemos dirigiendo, bien podríamos estar observando que el dispositivo de computación personal es en realidad un teléfono inteligente y que solamente tiene sentido sí está conectado las 24 horas del día.

En función de lo anterior y en función a la exposición a la delincuencia cibernética, debemos considerar en primerísimo lugar la seguridad de los activos digitales que pueden ser extraídos del dispositivo y también a través del dispositivo, lo que cambia por completo la estrategia tradicional de protección y prevención de la pérdida de datos empresariales, traslada la superficie de ataque a donde quiera que se encuentren el dispositivo y el usuario, además de la posibilidad de que el dispositivo pueda ser separado del usuario producto de una acción criminal, negligencia o desastre.

Futuro de los Dispositivos de Computación personal

Considerando que la mayoría de las empresas terminará de una forma u otra, haciendo uso extensivo de los servicios en nube, la transformación tecnológica de los dispositivos de computación personal tiene como eje principal el aseguramiento del propio dispositivo, incluye tecnologías de encriptación avanzada y métodos para establecer un control de plataforma confiable gestionada, por ejemplo, TPM y su evolución tecnológica.

La reducción de la movilidad inherente a las restricciones propias de la pandemia no ha reducido la cantidad de dispositivos que maneja normalmente una persona. Por el contrario, ha generado un nuevo dilema descrito por el uso común del mismo dispositivo por diferentes miembros de la familia para diferentes funciones, por ejemplo, la Educación a Distancia y la recreación.

Un mercado claramente segmentado es el de los juegos electrónicos, donde los dispositivos comparten características muy específicas para desempeñar un rol igualmente especializado. Sin embargo, la proliferación de juegos que no sólo corren en consolas y computadoras de alta gama, han invadido las computadoras personales, tabletas y teléfonos celulares de gama media baja, alterando significativamente el escenario de la seguridad desde el punto de vista del terminal.

El ticket promedio de los terminales de computación personal ha bajado significativamente lo cual indica que cada vez es menor el poder adquisitivo necesario para disponer de ellos en el hogar. la autonomía de las baterías ha mejorado mucho aunque todavía son los modelos de alta gama los únicos que ofrecen batería para todo un día de trabajo.

Con el aumento de la exigencia de los usuarios, la resolución de alta definición completa full HD se ha convertido en el estándar mínimo de facto. Si bien es cierto que existe un gran número de dispositivos con pantallas de muy alta resolución, lo cierto es que la velocidad del desarrollo de contenidos no ha estado a la altura de los cambios en la tecnología, fundamentalmente por el reciclado de contenidos de entretenimiento y los costos asociados a una transformación masiva de las grandes librerías de contenido monetizable.

En general han ganado terreno las computadoras portátiles sobre las computadoras de escritorio y los celulares inteligentes sobre las tabletas. En el mercado de consumo hay una tendencia muy marcada al valor por el menor precio, lo cual se refleja notablemente en la proliferación masiva de tabletas de gama baja dedicadas mayoritariamente a la Educación a Distancia de menores y a su propio entretenimiento.

Al subir en la escala de intereses y grupos etarios, el celular inteligente ocupa claramente el lugar de la tableta y coexiste con la computadora personal, mientras que en las generaciones anteriores a la X, prevalece la computadora personal e incluso sobrevive la computadora de escritorio.

Desplazados al terreno empresarial, las características de los dispositivos de computación personal cambian radicalmente fundamentalmente por la seguridad y la protección de los activos digitales de la empresa, sin embargo muy pocas empresas han tenido la capacidad de acercarles los dispositivos controlados a sus empleados en trabajo remoto. Decepciones para aquellas empresas que proporcionan dispositivos móviles a sus empleados, fundamentalmente laptops.

Una posibilidad de servicios interesantes para el integrador, puede ser el servicio de adecuar los equipos de trabajo de los empleados remotos a los estándares de seguridad empresariales, considerando que de momento se van a encontrar por bastante tiempo dentro de redes residenciales que no están concebidas para las prestaciones empresariales. En este sentido el integrador puede preparar proyectos para llevar no solamente dispositivos de computación personal sino dispositivos de seguridad cibernética así como adecuación eléctrica o incluso ambiental del lugar de trabajo dentro de la casa, diferenciando su oferta de la venta masiva de dispositivos de computación personal a través de las cadenas minoristas, que hoy por hoy explican la mayor parte de las ventas de estos dispositivos.

En resumen: el integrador sólo tiene una oportunidad de negocio con los dispositivos de computación personal cuando éstos forman parte de un servicio recurrente o un servicio de instalación donde pueda agregarle valor al producto, en caso contrario, los márgenes del producto en sí mismo no son suficientes para justificar infraestructura, personal, logística y costo financiero de vender dispositivos de computación personal sin contar con la ventaja de la economía de escala.

Smart TV y Proyectores

Hace muy poco tiempo hubiéramos ubicado inmediatamente a los televisores inteligentes en el segmento entretenimiento del hogar y a los proyectores en el uso educativo o empresarial.

La pandemia que lo transforma todo ha convertido al televisor inteligente en la segunda pantalla de trabajo y de educación en el hogar mientras que el proyector coma como producto que se ha visto impactado en las ventas por la reducción de la educación presidencial y la ausencia de directorios o eventos y presentaciones en vivo, se ha refugiado por decirlo de alguna manera, en el segmento entretenimiento y educación del hogar.

Las ofertas actuales de televisores inteligentes incluyen conectividad avanzada, un conjunto de aplicaciones pre instaladas, conexión física e inalámbrica a internet, funcionalidades avanzadas para poder proyectar el contenido de un teléfono, tablet, computadora de manera simple y finalmente, no pocos dispositivos soportan navegadores, teclados y ratones, por lo que pueden ser considerados también dispositivos de acceso a internet.

Proyectores vs televisores: el eterno debate en el que el tamaño importa

Considerando el rol preponderante del teléfono inteligente como nuevo dispositivo de computación personal y laboral, la posibilidad de utilizarlo como elemento transformador o creador de contenidos tiene un excelente complemento tanto en el televisor inteligente como en el proyector en el hogar.

Tecnologías sumamente básicas como otp y Bluetooth permiten que el teléfono inteligente se convierta literalmente en una computadora que se pueda usar de manera práctica y productiva en el hogar, reduciendo el espacio necesario para una computadora personal o de escritorio.

Esta tendencia no es nueva y basta observar con atención que hace ya bastante tiempo los fabricantes líderes de soluciones ofimáticas, han lanzado las versiones móviles de sus plataformas, con lo que inicialmente los usuarios podían abrir documentos ofimáticos desde sus teléfonos inteligentes, pero no pasó mucho tiempo para que empezaran a utilizarlos también como generadores de contenido, en especial aprovechando características multimedia avanzadas como cámaras múltiples, grabación de vídeo en alta definición y tecnologías como LIDAR para trabajar con realidad aumentada y realidad virtual. No olvidemos el espacio que aparentemente está perdiendo el televisor 3 D y que puede muy bien ser recuperado justamente por tecnologías inmersivas orientadas a los controles industriales remotos y a miles de aplicaciones nuevas cada día.

Aquí el rol del integrador cambia por completo el valor del televisor inteligente y del proyector, (aclarando que también hay proyectores inteligentes e interconectados), de manera que lo convierte en un insumo que forma parte de una solución de teletrabajo avanzada como a la que incluye realidad aumentada y realidad virtual dentro de un servicio de implementación profesional que puede o no incluir los elementos adicionales necesarios para tal fin.

Que estas oportunidades de negocio progresen o no, depende en buena parte que el próximo Gobierno sí tome en serio el rol de la ciencia y la tecnología en la transformación digital de todo el país. Si esto ocurre así, probablemente sea uno de los mejores negocios que sostengan al canal integrador por largo tiempo.

En la actualidad, finales de marzo de 2021, las perspectivas de que las grandes empresas mantengan sus oficinas que los mismos niveles de ocupación anteriores a la pandemia, es una incógnita muy difícil de responder, puesto que en realidad, muchas empresas han optado por abandonar la mayor parte de sus espacios en favor de mantener solamente los espacios estrictamente necesarios para desarrollar sus funciones, lo cual en cierta manera presentará un alivio al menos temporal al mercado de las multifuncionales empresariales.

Las únicas entidades que quedan para este rubro del negocio son aquellas consideradas esenciales y que no han parado en ningún momento durante la pandemia, por ejemplo como el sector financiero, servicios públicos, transporte y salud.

Si el canal integrador no se dedica a generar proyectos de valor agregado con plataformas multifuncionales, que a su vez le generen contratos recurrentes, este negocio de los multifuncionales, insumos y consumibles, seguirá diluido mientras no exista una contribución a los negocios de hoy en día.

Mantente conectado a nuestra revista Channel News Perú, haciendo clic aquí y suscribiéndote a nuestro newsletter para contenido de valor diario.

Coordinador

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *