fbpx
  • Jun 19, 2021

EnergyCloud, mediciones inteligentes con tecnología de punta para una operación más sostenible y eficiente

 EnergyCloud, mediciones inteligentes con tecnología de punta para una operación más sostenible y eficiente

En la era de la data, el uso inteligente de la información, apalancado por la tecnología, es la herramienta más poderosa para combatir los grandes desafíos que afronta la humanidad. Uno de ellos, eliminar el desperdicio y el mal uso de los recursos -cada vez más limitados- que produce nuestro hogar común: la Tierra.

No es un reto menor. En todos los sectores y actividades, el desafío es producir más con menos. La salud del planeta está condicionada por la forma en la que utilizamos la energía, desde la producción de alimentos, el combustible, o la generación eléctrica para acceder a un transporte eficiente, un baño caliente, iluminación o la conservación de los alimentos. La producción y el consumo de energía son los principales responsables del cambio climático, y el consumo global de electricidad per cápita crece de manera sostenida, en particular en los países en vías de desarrollo donde se ha más que duplicado en menos de dos décadas. Y si bien estos indicadores de aumento suelen ir de la mano de un mayor desarrollo económico, lo cierto es que el calentamiento global es una responsabilidad compartida que nos obliga a repensar no sólo cómo producir esta energía necesaria para el progreso con fuentes renovables, sino también cómo hacer un mejor uso de ella. Por ello, hablar de eficiencia energética se ha convertido en un imperativo.

Los modelos tecnológicos revolucionarios como el Internet de las Cosas (IoT), la computación en la nube, tecnologías móviles y la Inteligencia Artificial (IA) han permitido marcar un antes y un después en nuestro propósito común de cuidar el planeta, al tiempo que facilita a las personas y organizaciones desarrollar sus actividades con más ahorros y eficiencias. Bajo esa premisa nació EnergyCloud en 2013 como consultora en soluciones tecnológicas. En 2018 dio el salto para convertirse en una empresa end-to-end de Internet de las Cosas de soluciones energéticas.

Esta compañía se especializa en proyectos de monitoreo remoto, eficiencia energética y automatización, y realiza consultoría en nuevos modelos de negocio basados en IoT para empresas de servicio. “Tenemos una ventaja competitiva en el mercado porque sabemos conceptualizar los proyectos, somos dueños de la plataforma por la cual brindamos los servicios y tenemos la capacidad técnica de ejecutar y enseñar a los clientes cómo implementar sus servicios de gestión”, explica Roberto Flores, cofundador y CEO de EnergyCloud. Su misión es generar sustentabilidad para el planeta y rentabilidad en los clientes por medio del control de mediciones. Ya lo está haciendo de manera permanente en Chile, Perú, Panamá, México y lleva proyectos en República Dominicana y Sudáfrica.

EnergyCloud utiliza herramientas tecnológicas para medir consumos de energía, agua o gas, sustrae la data, y sobre la nube Azure de Microsoft la analiza y proyecta a los clientes estrategias de ahorro para reducir el consumo. Actualmente monitorea más de 4.000 puntos de medición remota en tiempo real, lo cual permite a sus clientes visualizar los comportamientos de sus negocios en materia de consumo de servicios públicos como electricidad, agua, gas o aire acondicionado. Gracias a estas soluciones innovadoras, entrega información que permite entender, analizar y tomar acciones para optimizar el uso de recursos, aminorar costos fijos y lograr una operación más sostenible ambientalmente. Su servicio genera ahorros que van entre un 10% y 18%, algo muy significativo si se toma en cuenta que la electricidad, en algunos casos en Latinoamérica, puede llegar a representar hasta 50% de los costos de operación de las pequeñas y medianas empresas.

Los datos no mienten: en materia de ahorro, el 70% de los resultados viene de apagar la luz. También está el consumo de aire acondicionado, que en muchas ocasiones permanece encendido mientras el local cierra toda la noche o incluso el fin de semana completo. El solo hecho de no apagar dispositivos desperdicia entre un 12% y un 14%”, insiste Flores. Pero no todo es tan sencillo: se estima que el 30% de la energía global se desperdicia por pérdidas de transmisión e ineficiencias en el sistema. De ahí la necesidad de monitorear, alertar y tomar acciones a tiempo, pues no hay kilovatio más caro que aquel que se desperdicia. “Nuestro objetivo es integrar esos sistemas, darles nuevas vidas y cuantificar económicamente los resultados del IoT, porque de qué sirve monitorear sin trazar objetivos y generar transformaciones”, agrega Flores.

Mantente conectado a nuestra revista Channel News Perú, haciendo clic aquí y suscribiéndote a nuestro newsletter para contenido de valor diario.

Coordinador

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *