El momento de invertir en las personas

El momento de invertir en las personas

“¿Su compañía cuenta con alguna estrategia de formación especializada en data center para su personal?”, así empieza nuestro primer contacto con las empresas dedicadas a la construcción, servicio, mantenimiento de los data centers y con las empresas que cuentan con un data center propio. El objetivo es proporcionar la capacitación necesaria para estar a la vanguardia de las buenas prácticas tanto en diseño como en operación de los centros de datos, en un momento en el que la escasez de personal cualificado es uno de los problemas más acuciante del sector.

Las empresas realizan importantes inversiones en infraestructura, equipos de TI y seguridad, sin embargo, no planifican dentro esa inversión de proyecto la formación especializada de esos profesionales. ¿Se imaginan hoy en día a una compañía aérea realizando la renovación de su flota de última generación y no contemplando la formación de sus pilotos en estos nuevos aviones?

La adopción de nuevas tecnologías por parte de las compañías está creciendo a un ritmo exponencial, lo que ha provocado un aumento de la demanda de profesionales especializados para cubrir nuevos puestos de trabajo. Actualmente, no existen suficientes trabajadores con la cualificación necesaria que puedan hacer frente a estas demandas del mercado.

Dentro del sector de los centros de datos, la situación no es muy diferente. Los operadores tienen cada vez más dificultades para retener o reclutar personal óptimo para su data center. Y parece que esta situación no se va revertir en los próximos años. Tan sólo en Europa se necesitarán a corto plazo 1,6 millones de profesionales cualificados en el sector de las TIC, según revela un informe de ManpowerGroup. En el caso de Latinoamérica, alrededor del 50% de las compañías tampoco encuentran a profesionales cualificados, según un informe elaborado por la OCDE, la CAF y la CEPAL.

¿Qué es un DCS?

Un Data Center Specialist (DCS) es un profesional cualificado en los centros de datos que debe conocer y transmitir a todo su equipo los protocolos de buenas prácticas, basados en estándares internacionales. En este sentido, es crucial tener una visión holística, ya que cada negocio es diferente, lo que supone que no todos tienen las mismas necesidades. Por ello es importante que los profesionales se doten de conocimiento más allá de un único estándar, norma o solución de un fabricante.

Además, estos profesionales deben ser expertos en temas de diseño, refrigeración, energía, eficiencia energética, mantenimiento y operación. Del mismo modo, deben ser capaces de desarrollar procesos internos, minimizar el impacto cuando ocurre una caída no programada, desplegar herramientas de trabajo, realizar una transferencia de conocimientos e información entre las diferentes áreas, aplicar políticas de Disaster Recovery y un largo etcétera de procesos en los que se convertirán en parte activa de una mejora constante en las instalaciones y, en definitiva, en la empresa.

Así es la figura del Data Center Specialist (DCS), un profesional que ha tenido primero que realizar una formación especializada en el área que desempeña su actividad -ya sea en la parte de operación o en la parte de diseño de centros de datos-, completando un total de 77 horas presenciales y 16 horas online.

Una vez cursada toda la formación del programa de certificación, el futuro DCS deberá acreditar una experiencia en proyectos y un currículum completo con referencias que será examinado por un auditor externo. Esto garantiza que el profesional DCS cumple con las máximas garantías y estándares de conocimiento y calidad.

A mejor formación, mayor garantía

En el caso de tener externalizado el mantenimiento, el propietario debe asegurarse que el proveedor tiene una política exhaustiva de formación especializada en su personal, lo que debe ser un requisito indispensable a la hora de la contratación. Así, el propietario del data center se aseguraría de contar con el mejor proveedor, evitando el intrusismo de compañías provenientes de otros sectores y no especializada en ambientes de misión crítica. A día de hoy, pocas empresas se cercioran de estos aspectos priorizando en los contratos más económicos, lo que puede poner en riesgo su negocio.

Las claves para saber si un centro de datos está operado de manera óptima son que la compañía no lo vea como un coste adicional sino como un valor diferencial y estratégico. Del mismo modo, que el data center no requiera de recursos o atención, permitiendo a las corporaciones centrarse en su verdadero core de negocio. Y, por último, que no cree sorpresas no deseadas.

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*