Estado de la transformación digital en el Perú: mitos y realidades

Estado de la transformación digital en el Perú: mitos y realidades

Por: José Daniel Zegarra, Gerente de Mercados Emergentes, IDC LA

Las empresas que apuntan a mantenerse vigentes en un entorno de negocios cada vez más demandante y cambiante  están invirtiendo en transformar digitalmente su compañía y hacer tangible este cambio en el corto plazo. IDC define la Transformación Digital como un proceso continuo por el cual las organizaciones se adaptan o impulsan cambios disruptivos en su ecosistema, apalancándose en sus competencias digitales para innovar con nuevos productos, servicios y modelos de negocio capaces de converger medios físicos y digitales, así como experiencias de clientes y negocios, a la vez que mejoran la eficiencia operacional y el desempeño de la organización.

IDC lleva ya varios años investigando y aconsejando a las empresas alrededor del mundo sobre las mejores prácticas en términos de transformación digital, por lo que definió un modelo de madurez, aplicable a todo tipo de compañía sin importar la industria donde se desenvuelva. Si quisiéramos simplificar el modelo para comprenderlo mejor, podríamos utilizar 5 palabras clave que resumen el camino para ser un jugador digital: Desconexión, Identificación, Alineamiento, Integración y Disrupción. El 84 % de las empresas peruanas se encuentra en etapas iniciales del proceso de transformación digital. Esto quiere decir que el 12 % de las empresas aún se resiste a alinear la tecnología con los objetivos de negocio, el 40 % entiende que TI y los objetivos deben ir alineados pero aún hay iniciativas aisladas, y el 32 % ya tiene alineado los objetivos corporativos con TI, ofreciendo productos y experiencias nuevas al usuario pero sin ser disruptivos todavía. El 26 % de las empresas de Latinoamérica se encuentra en las etapas más avanzadas de la transformación digital, mientras que en Perú solo el 16 %, donde la gran mayoría son grandes empresas.

La investigación en Perú arrojó contundentes resultados: casi 23 % de los ejecutivos no tiene claro el concepto de transformación digital, supone la transformación digital como una iniciativa del área de TI enfocada en una reingeniería de procesos mediante el uso intensivo de tecnología, o como una automatización de procesos cuando la transformación de la compañía va más allá, incluyendo la disrupción del negocio mediante competencias digitales. La automatización de procesos debe ir alineada hacia un modelo digital de negocio acompañado de estrategias claras y con participación de todas las líneas de negocio de la empresa. El 62 % de las empresas tiene definido proyectos a implementar en los siguientes 24 meses debido a que comprende la importancia de mantenerse a la vanguardia.

¿Cuáles son las principales razones por las cuales decidieron invertir?

  • El 66 % lo hace por sus clientes, tiene claro que ellos han cambiado y que exigen un trato más personalizado, es por esto que desea redefinir y mejorar las experiencias desde un enfoque multiplataforma.
  • El 48 % sabe que debe diferenciarse de la competencia, por lo que sus esfuerzos están enfocados a crear una ventaja competitiva sostenible en el tiempo.
  • Finalmente, el 41 % entiende que transformando su modelo operativo puede generar rentabilidad con líneas de negocio totalmente nuevas, su nivel de especialización inclusive les permitiría dar servicios a su propia competencia.

 

Si la transformación digital (DX) trae tantos beneficios a las compañías, entonces ¿por qué no todas han tomado la decisión estratégica de digitalizarse? La respuesta es sencilla, aún existen diversos mitos relacionados:

  • “DX es solo para mejorar la experiencia del usuario”. Sí implica potenciar la experiencia del usuario, pero va más allá de eso, también mejora costos, eficiencia, productividad; es decir, optimiza los procesos del negocio en general. Más bien, la experiencia de usuario es un resultado de DX.
  • “DX se refiere exclusivamente a la renovación de infraestructura tecnológica”. Las empresas exponenciales se habilitan con la tecnología para mejorar, renovar o ampliar el modelo de negocio y eso sería transformarse digitalmente, de lo contrario solo se estarían actualizando tecnológicamente.
  • “DX se aplica de igual manera en todos los segmentos”. La trasformación digital es un proceso particular de cada vertical, es posible que lo que sirva a un segmento específico como Logística, por ejemplo, modelos predictivos de stock, traslado y costos, no sea lo mismo que para la Banca, que lo que más le interesa es poner a disposición los servicios a partir de plataformas digitales que suplan acudir a una sucursal física.
  • “DX está orientada a empresas grandes y es muy costosa”. Cualquier tipo de compañía podría acceder a los beneficios de la trasformación digital, no siendo un tema de presupuesto sino más bien una decisión estratégica de visión. Lo importante es determinar dónde puede potenciar los procesos core de negocio la tecnología, haciéndolo más competitivo y eficiente en costos y en generar nuevos modelos de negocio.
  • “DX la propone el área de tecnología de la compañía”. La transformación digital no la propone IT, por el contrario, la iniciativa se decanta de todas las áreas de negocio, inclusive hablamos de un cambio de visión de negocio. El comité de transformación digital debería estar conformado por todas las áreas de negocio y se debería determinar cuál es el horizonte y qué procesos transformar.
  • “Las iniciativas aisladas de IT son un proceso de DX”. Una iniciativa exitosa no te convierte en una empresa transformada digitalmente. Por ejemplo: si bien las aplicaciones móviles o las soluciones cloud son un primer paso para optimizarte, luego deberías utilizar la información para tomar decisiones, lo cual podría llevarte a necesitar una solución de big-data, para luego optar por una plataforma omni-vía para potenciar el esfuerzo. En conclusión, la transformación digital es un proceso continuo que se reinventa en el tiempo.

Por lo tanto, ya sea para transformar los productos y servicios, la relación con el cliente, la información o el modelo operativo, lo primero que se debe hacer en un proceso de Transformación Digital es alinear los objetivos de la compañía con los de la transformación a emprender, recordando que esta estrategia se despliega desde la gerencia general y no desde el área de IT, todas las áreas deben participar activamente. Finalmente, ser una compañía digitalmente transformada es más una actitud que un fin, ya que no es un proceso de una sola interacción, sino un proceso de continuo cambio y adaptación.

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*