IDC: Hardware vs Cloud – Perspectivas actuales

IDC: Hardware vs Cloud – Perspectivas actuales

Por: José Daniel Cáceres, Analista Senior de Soluciones Empresariales, IDC Perú y Ecuador

Las empresas mantienen firme la búsqueda de distintos caminos para cumplir sus objetivos estratégicos conforme las reglas de juego han ido cambiando, sobre todo en la nueva era de la transformación digital; esto ha contribuido a la adopción de tecnologías relacionadas con la Tercera Plataforma, cuyos cuatro factores tecnológicos clave para IDC son: Movilidad, Social Business, Big Data/Analytics y Cloud. En relación con el último, la “nube” se ha vuelto un tema de discusión en el que las altas gerencias se cuestionan si es momento adecuado para migrar a ella y sacarle provecho como forma de gestión del negocio; sin embargo, pese a las tendencias actuales, en Perú hay todavía un legado on-premise que va a mantenerse por algún tiempo.

La nube y el fierro: ¿En dónde estamos?

La tendencia a adoptar la nube continúa extendiéndose y va consiguiendo mayor aceptación en distintos modelos de negocios. De hecho, si comparamos 2017 con 2016, se percibe un incremento de 16.8 % en la facturación correspondiente a Servicios de Cloud Privada en Perú, mientras que el crecimiento más agresivo se dio en Servicios de Cloud Pública con un 44.2 % de crecimiento en la facturación.

Algunos puntos interesantes, son que las compañías que cuentan con infraestructura, optan por mover progresivamente aplicaciones satélites tales como correo electrónico, colaboración, CRM o recursos humanos, antes que las aplicaciones core que suelen tener una mayor complejidad. Por otro lado, las empresas que no cuenta con tanto hardware empresarial empiezan a ver más atractivo montar su esquema de trabajo en nube, logrando ahorros a corto plazo en gestión de infraestructura tecnológica y en el mantenimiento o renovación de la misma.

Respecto al Hardware empresarial, existe una amplia base instalada On Premise que incluye servidores, almacenamiento y networking, cuyos ciclos de renovación ocurren en promedio entre 3 y 5 años, dependiendo de la carga de trabajo al que sean sometidos. Si bien solo representan el 11.3 % del gasto anual en IT en Perú, hay industrias en las que sigue siendo la opción preferida y tienen la mayor parte del volumen. Esto se refleja, por ejemplo, en el mercado de Servidores x86, donde podemos apreciar un crecimiento compuesto del 2014 al 2017 de 4.26 % en facturación al año, que se debe principalmente a la fuerte inversión que ha tenido la industria de Telecomunicaciones, así como a adquisiciones del sector Finanzas, correspondientes a la banca alta y las cajas municipales. Otras industrias como Retail, Servicios y Minería también han mostrado crecimiento año sobre año, principalmente debido al aumento de cargas de trabajo, necesidades de virtualización, refresh tecnológico e implementaciones de sistemas empresariales.

Ambientes híbridos: Una transición en los próximos 3 años

Si analizamos la relación entre la rápida adopción de nube y el maduro comportamiento de la compra de fierro, se podría pensar que ésta merma agresivamente al mercado de hardware; sin embargo, no es precisamente así. El último estudio de Investment Trends muestra un dato interesante respecto frl porcentaje del presupuesto de IT anual asignado a los modelos de gestión, evidenciando que lo que se observa es más una transformación en la forma en la que se dan las adquisiciones y por supuesto del modelo hacia uno cada vez más híbrido.

Los resultados de Latinoamérica (considerando Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú) muestran que al 2018, el modelo mayormente adoptado con un 59 % es el de gestión del Data Center en las instalaciones del usuario, correspondiendo el 50 % a la Operación Tradicional In House y el 9 % a la inversión en Nube privada empresarial. Lo tercerizado con 41 %, tiene al Outsourcing tradicional con 16.2 %, la Nube privada hosteada con 14.5 % y Nube pública con 10.2 %.

Las expectativas para el 2020 muestran un decrecimiento en la asignación de recursos en el site del usuario, sobre todo en la Operación Tradicional In House que queda en 40.2 %, pero lo más resaltante es el incremento en la tercerización, teniendo a la nube pública en 15.5 % y nube privada hosteada en 18.9 %. Esto está totalmente alineado con la fuerte actividad que vemos por parte de los Service Providers a nivel regional, asumiendo proyectos cada vez de mayor alcance.

Para el caso de Perú se aprecia una tendencia similar, aunque con algunas diferencias. Al 2018, lo asignado al site del usuario es más alto, sumando 68 %. Del 32 % que es tercerizado, Nube pública es 5.4 %; esto explica en parte el gran potencial de crecimiento que se proyecta en el país para los próximos años, y también nos ayuda a entender la base relativamente baja de la cual parte la facturación de Cloud pública.

Por otro lado, de cara al 2020, el 15.2 % de Nube privada hosteada que apreciamos podría explicar justamente el cambio del modelo de compra en el que va pasando progresivamente del usuario final a más canales que no incluye solo a los grandes Service providers locales, sino también a los distintos integradores y empresas pequeñas que van a ir ofreciendo estos servicios en entornos multicloud, con un componente mixto mucho más fuerte. Finalmente, el 14.5 % de la Nube privada empresarial coincide con la tendencia que estimamos sobre el crecimiento en la facturación de los mercados de infraestructura, en la que Perú aún tiene un gap para desarrollarse en ciertas industrias que van a continuar con infraestructura on-premise por los próximos años, sobre todo en lo referente a equipos con mayores prestaciones, como por ejemplo los servidores de alta densidad o los llamados multi nodo.

Algunas reflexiones

La nube mantiene un paso fuerte en la región, y con miras al 2021, estimamos que esta tendencia observada en el último año en Perú va a mantenerse con una tasa de crecimiento compuesto (CAGR) a dos dígitos. No obstante, aún hay algunos paradigmas que vencer respecto a la adopción de la misma frente a los modelos on-premise que involucran no solo un análisis previo de las cargas de trabajo a migrar o la base instalada,  sino también, otros elementos críticos e inherentes de cada empresa, como son las restricciones según la industria, el alcance del negocio de cara a los próximos años y el sentido de urgencia.  En el corto plazo, se espera una aceleración en el crecimiento de los ambientes híbridos en la gestión, en la que los integradores van a cumplir un rol estratégico para gestionar arquitecturas multicloud que ya estamos presenciando. La empresa deberá medir qué tan alineada está y realizar un dimensionamiento adecuado para poder ejecutar una correcta estrategia de gestión de su plataforma.

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*