Optimice la capacidad de su red mediante el uso adecuado de conexiones.

Optimice la capacidad de su red mediante el uso adecuado de conexiones.

A medida que la demanda de ancho de banda sigue aumentando, la migración a redes de fibra dominará las decisiones de despliegue de red.

Aunque originalmente la fibra se utilizó sólo en la red troncal, la creciente demanda de ancho de banda, la ha convertido en un proveedor a prueba de futuro en las redes de acceso, no solo a nivel de alimentación, sino distribución y conectorización, tanto para clientes comerciales como residenciales. Mirando al futuro, 5G, el ancho de banda del Internet de las Cosas (IoT) y los requisitos de latencia, aumentará aún más el volumen de fibras y dispositivos ópticos pasivos en la red de acceso; mientras tanto, la convergencia de la red del backhaul inalámbrico y redes de acceso de telefonía fija en una sola red, tendrán el mismo efecto.

Un componente crítico de la exitosa red de fibra en la planta exterior es el cierre de empalme de fibra, utilizado para conectar cables de fibra, el cual tiene dos funciones:

  • Organizar el exceso de longitud de hilos de fibras expuestas y conexiones ópticas
  • Proteger los hilos de fibra del ambiente externo

Sin embargo, el uso de estos cierres de empalme no es una propuesta única para la red. Cada segmento de ésta tiene retos y requisitos muy específicos, por lo que tomar la decisión equivocada de cierre impactará en el costo, las necesidades de mano de obra, calidad de servicio y la preparación para la migración de red:

Troncal: Impactando directamente a una amplia audiencia, los cierres en la red troncal conectan los elementos activos a través de grandes distancias, utilizando cables con un alto volumen de fibras, a los cuales solo pueden acceder técnicos altamente calificados. Las fibras se empalman de forma masiva y de la manera más compacta posible.

Alimentación: Con la diversificación de las oficinas centrales hacia grandes clientes de negocios y miles de usuarios finales, se accede con más frecuencia al segmento de alimentación que al segmento troncal.

El uso de organizadores de fibra es un método recomendado por el organismo de normalización del ITU-T. Los cierres de fibra desplegados en este segmento de red, deben permitir el acceso frecuente, que garantizan, la compatibilidad con diferentes tipos de despliegue, tanto a nivel aéreo, a nivel de superficie o subterráneo.

Distribución: La red de alimentación se conecta a los puntos de concentración y distribución de fibra como gabinetes o cierres en la calle (FDH por sus siglas en inglés), y pueden ser instalados debajo o por encima de la superficie terrestre. A partir de estos FDH, los cables de fibra se ramifican a múltiples usuarios finales en la red de distribución.

Bajada: El punto final de la red de distribución requiere un elemento importante, a menudo referido como una ‘terminal óptica’, que conecta un cable de bajada (Drop cable) hacia el cliente. Estas terminales proporcionan simplicidad de conectorización fácil y rápida (plug-and-play), asegurando instalaciones sencillas por parte de cuadrillas que, en la mayoría de los casos, están menos especializados en conexiones de fibra óptica que aquellos que trabajan en otros segmentos de la red.

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*