La SUNAT refuerza su impulso a la e-factura con la obligación de facturar electrónicamente a nuevos contribuyentes

La SUNAT refuerza su impulso a la e-factura con la obligación de facturar electrónicamente a nuevos contribuyentes

Nuevos grupos de empresas peruanas tendrán que adaptarse a la factura electrónica en los próximos meses: 11.807 principales contribuyentes peruanos, antes del 1 de diciembre de 2016 y 2.484 obligados, antes del 1 de enero de 2017. Con esta incorporación, la SUNAT mantiene al día su hoja de ruta de impulso a la factura electrónica.

La Resolución de Superintendencia 203-2015/SUNAT designó, el pasado año, a dos grupos de contribuyentes que debían comenzar a facturar electrónicamente a lo largo de este año. El primer grupo, formado por 520 empresas, se incorporó al nuevo modelo de facturación el pasado mes de julio y, antes del próximo 1 de diciembre, deberá incorporarse el segundo grupo, más numeroso. De los 11.807 principales contribuyentes seleccionados, 2.807 principales contribuyentes pertenecen a la intendencia de Lima y 9.000 principales contribuyentes principales a las intendencias regionales y oficinas zonales.

Para el año 2017 está masificación seguirá. El pasado mes de agosto la SUNAT designó, con la publicación de la Resolución de Superintendencia 192-2016/SUNAT, otro grupo de 2.482 obligados que deberán unirse a la factura electrónica antes del 1 de enero del 2017. Adicionalmente, en septiembre se publicó la Resolución de Superintendencia 242-2016/SUNAT que añadía nuevos contribuyentes obligados según su tributación presentada, y que igualmente deberán de usar la factura electrónica antes del 1 de enero de 2017.

Según SERES, pioneros y especialistas en soluciones de intercambio electrónico seguro de documentos, la experiencia de las empresas que ya llevan tiempo facturando electrónicamente en Perú (obligados y voluntarios) nos muestra que los modelos de facturación suelen ir variando y cambiando con el tiempo. “Para evitar inconvenientes y gastos la mejor opción para las empresas peruanas es optar por una solución de factura electrónica que sea capaz de dar una respuesta, inmediata y continuada, a los cambios constantes que se producen en la normativa de facturación” – señala Alberto Redondo.

Los contribuyentes llamados a la obligatoriedad el próximo 1 de diciembre de 2016 y 1 de enero de 2017 pueden desarrollar su propio sistema de facturación electrónica y, dentro de su desarrollo, tendrán que contar con la normativa actual de factura electrónica y, a su vez, deberán de ir adaptando sus sistemas a los futuros cambios normativos que publique la SUNAT.

Otra posibilidad es optar por implantar un servicio de factura electrónica ofrecido por un proveedor especializado y con experiencia. De esta manera, la empresa no tendrá que preocuparse por adaptarse a la normativa y a los cambios venideros, ya que el proveedor de este servicio se encargará de aportar una solución que dé respuesta a todas las casuísticas tecnológicas y de formatos que se puedan presentar.

La ventaja de este nuevo grupo de empresas peruanas es que pueden aprender de los errores cometidos por el resto de contribuyentes obligados por la SUNAT y evitarlos desde el primer día. “Nuestra experiencia nos confirma –concluye Alberto Redondo– que contar con un servicio de factura electrónica sólido que se adapte rápidamente a todas las necesidades normativas y de negocio es el primer paso para que las empresas obligados en Perú puedan centrarse en su foco de negocio, dejando el resto de procesos auxiliares, como la factura electrónica, en manos de especialistas. Por eso, el modelo de servicio de facturación electrónica se está imponiendo a pasos agigantados en todo el país”.

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*