Panasonic y Sanyo

panasonicLa operación se había anunciado en 2008 pero estuvo demorada por cuestiones regulatorias y de accionistas. La fusión da nacimiento a un gigante aún más poderoso que su eterno rival, Sony. Con esta adquisición, Panasonic podría ampliar su oferta y alcanzar una facturación muy superior a la de Sony y cercana a la del conglomerado Hitachi, cuyas actividades son aún más variadas. A su vez, permitirá que se reduzcan gastos de suministros y logística, lo que mejorará su competitividad.

Panasonic

, cuya sede está en Osaka, había anunciado en diciembre de 2008 su intención de comprar a Sanyo en una operación amistosa precipitada por la crisis, que finalmente requirió un año.
En efecto, Panasonic sólo lanzó su Oferta Pública de Compra (OPA) a principios de noviembre, tras ásperas negociaciones con los grupos financieros que poseen más del 70 por ciento de las acciones de Sanyo y la aprobación de las autoridades reguladoras de la competencia de una docena de países. De esta forma, obtuvo 50,2 por ciento de las acciones, un porcentaje suficiente para cantar victoria, aunque menor al esperado.
Esto se debió a que entre el momento de determinar el precio de compra de la acción, en plena crisis bursátil, y el lanzamiento efectivo de la OPA, el valor de Sanyo subió con fuerza en la Bolsa de Tokio, lo que incitó a los poseedores de esos títulos a no cederlos fácilmente a Panasonic.
De todos modos, el grupo de Osaka deberá desembolsar 405.000 millones de yenes (unos 4.400 millones de dólares) para convertirse en la casa matriz de Sanyo.
Con esta compra, Panasonic, grupo emblemático de la industria japonesa del siglo XX, enriquecerá su catálogo de productos y ampliará sus actividades a sectores muy prometedores para el futuro. Sanyo, que debió suprimir 15.000 puestos de trabajo, se ha dedicado en los últimos años a desarrollar productos en armonía con el medio ambiente, la salud, la higiene y los entretenimientos multimedia.
“Sanyo dispone de importantes atributos (técnicos e industriales) que encajan a la perfección con los de Panasonic y que serán beneficiosos para los clientes”, había subrayado el presidente de este último, Fumio Ohtsubo, al justificar su oferta.
Muy golpeados por la recesión y el alza del yen, Panasonic y Sanyo sufrieron una baja muy importante de sus ventas en 2008 y 2009.

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*