Computación en la nube reduciría anualmente US$12.300M en costos de energía en empresas

Loading

Según el estudio Proyecto de Divulgación de Carbono (CDP, por sus siglas en inglés) denominado «Cloud Computing: The IT Solution for the 21st Century” (Computación de nube: la solución informática para el siglo XXI), realizado por la empresa de investigación y análisis Verdantix y patrocinado por AT&T, sostiene que una empresa que adopta la computación de nube, puede reducir su consumo de energía, disminuir sus emisiones de carbono y reducir sus gastos de capital en recursos informáticos, sin dejar de mejorar su eficiencia operativa. El informe señala que las compañías planean acelerar su adopción de la computación de nube y aumentar su gasto en tecnologías de la información del 10% actual a un 69% para el año 2020. El informe completo está disponible en esta web.

Por ejemplo, para el 2020, las grandes empresas estadounidenses que usan computación de nube podrán alcanzar un ahorro anual de energía de US$12,300 millones y una reducción anual de las emisiones de carbono equivalente a 200 millones de barriles de petróleo, cantidad suficiente para hacer funcionar 5,7 millones de autos durante un año.

El estudio sugiere que se pueden obtener importantes beneficios no monetarios gracias a la computación de nube, entre ellos, la eficiencia de los procesos comerciales y una mayor flexibilidad organizacional. Paul Stemmler, de Citigroup, comentó: «La reducción del carbono es una de nuestras motivaciones, pero no es la principal. La motivación principal es el tiempo de llegada al mercado. A los desarrolladores solía llevarles 45 días obtener nuevos servidores, pero en la infraestructura interna de nube que operamos en nuestra propia red privada, les lleva tan solo un par de minutos».

Stuart Neumann, gerente senior de Verdantix, comentó que, «El estudio también analizó el impacto comercial de transferir a la nube una aplicación empresarial esencial como los recursos humanos y demostró que tal inversión podría recuperarse en menos de un año».

«Los resultados del estudio constituyen un sólido argumento para que las empresas sigan explorando y adoptando soluciones de computación de nube seguras y flexibles», dijo John Potter, vicepresidente de As-a-Service Solutions, AT&T.

Por su parte, Andrew Winston, experto líder en empresas sustentables y autor de Green to Gold y Green Recovery, afirmó que, «Encontrar proveedores y socios que puedan llevar a escala algunas de las operaciones que consumen energía y administrarlas en forma compartida es positivo, tanto para el impacto ecológico del uso de carbono de las empresas, como para sus ganancias».

Verdantix realizó entrevistas en profundidad con empresas multinacionales como Aviva, Boeing, Citigroup y Juniper Networks de diversos sectores. Todos los participantes del estudio habían adoptado servicios de nube desde hacía por lo menos dos años. Muchas de las firmas entrevistadas mencionaron el ahorro en los costos como una de las principales motivaciones, con reducciones de costos previstas hasta de entre 40% y 50%.

Luis Neves, presidente de Global e-Sustainability Initiative (GeSI), dijo en relación con el informe: «Estamos encantados de poder compartir nuestra metodología con esta valiosa y fascinante perspectiva nueva de los beneficios financieros y de sustentabilidad que aporta la computación de nube».

Paul Dickinson, presidente ejecutivo de CDP, recibió con satisfacción el lugar de liderazgo que ocupa el sector de la tecnología de la información y comunicación en promover la sustentabilidad: «Un gran porcentaje del PBI depende del sector de la tecnología de la información y comunicación. Esto es una cuestión crucial en nuestra lucha por disociar el crecimiento económico del aumento de las emisiones. El potencial de la computación de nube para reducir las emisiones de carbono constituye un avance sensacional que permite a las empresas maximizar su rendimiento, reducir los costos y la ineficiencia y minimizar el uso de energía y, por lo tanto, las emisiones de carbono, todo al mismo tiempo».

Este estudio sigue la línea de un trabajo recientemente publicado sobre la construcción de la economía de las comunicaciones en el siglo XXI titulado «Building a 21st Century Communications Economy». Al vincular las conclusiones de ambos estudios, Dickinson comentó: «La economía de las comunicaciones del siglo XXI tiene el potencial de generar más valor económico con menos impacto ambiental, y las empresas de tecnología de la información y comunicación marcarán el camino».

autor
AETecno.com

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *