Fotografía Digital

Loading

camara

Un equipo de expertos en fotografía de la Universidad de Stanford está iniciando una revolución en la fotografía digital con la introducción de una cámara digital con software de código abierto, lo cual dará la oportunidad a programadores de todo el mundo de crear programas informáticos que enseñen a las cámaras nuevos trucos. Si esta tecnología fructifica, las cámaras ya no estarán limitadas a los presets del software que viene preinstalado por los fabricantes.
Virtualmente, todos los parámetros de control de la cámara de Stanford (enfoque, exposición, velocidad del disparador, flash, etc.) son gobernables mediante software, lo que los pone al servicio de cualquier programador inspirado.
Andrew Adams, quien ayudó a diseñar el prototipo de la cámara de Stanford, apodada Frankencamera (Frankencámara), imagina un futuro en el cual los consumidores descarguen aplicaciones en sus cámaras de un modo comparable a como se descargan las aplicaciones de Apple en los iPhones modernos. Cuando se publique el software operativo de la cámara, quizás dentro de un año, los usuarios serán capaces de mejorarlo continuamente, siguiendo el modelo de código abierto del sistema operativo Linux para computadoras o del navegador web Mozilla Firefox.
Consecuentemente, las posibilidades son casi ilimitadas. Los programadores tendrán la libertad de experimentar con nuevas formas de ajustar la respuesta de la cámara a la luz o al movimiento, añadiendo sus propios algoritmos para procesar las imágenes originales de formas novedosas.
El plan de Marc Levoy, profesor de ciencias de la computación en la citada universidad, es desarrollar y fabricar la Frankencamera como una plataforma para enriquecer el arte de la fotografía. En el joven campo de la fotografía digital, cuyas bases Levoy ayudó a sentar, los investigadores utilizan accesorios ópticos, chips de imagen, ordenadores y software para desarrollar técnicas y algoritmos que permitan hacer mejores fotos o ampliar el radio de acción de la fotografía a nuevos campos. Este trabajo, sin embargo, está confinado a los laboratorios. La Frankencamera daría a los investigadores la posibilidad de que mucha gente hiciera experimentos en sus casas, en exteriores, y en virtualmente cualquier lugar.

Notas Relacionadas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *