¿Dónde se encuentra el Edge en la Computación en la Nube?

¿Dónde se encuentra el Edge en la Computación en la Nube?

La transformación digital y el internet de las cosas siguen avanzando y creciendo rápidamente y junto con este crecimiento surgen nuevos retos para las redes, comenta Héctor Martínez, Phase Power and Industrial BDM, de Schneider Electric.

Cuando la computación en la nube e Internet se desarrollaron inicialmente, las principales aplicaciones eran correo electrónico y el comienzo de las redes sociales. Los tecnólogos soñaron con el día en el que la voz pudiera transformarse en paquetes digitales y éstos se movieran a través de Internet. A esta tecnología – voz sobre IP (VoIP) le llevó décadas madurar hasta el punto en que se volvió viable, pero VoIP es ahora una tecnología preferida para las líneas telefónicas analógicas. El principal factor de inhibición fue la latencia, que causó la pérdida de paquetes y la pérdida de la calidad de la voz.

Hoy se está intentando hacer otro gran salto tecnológico: mover aplicaciones de negocios que se utilizan diario, fuera de nuestras PC y servidores hacia la nube. No es un desafío técnico monumental tomar aplicaciones de TI y colocarlas en un centro de datos en la nube grande y remoto y llamarlos “servicios”. Pero sí es un gran desafío para duplicar la velocidad a la que estos servicios se ejecutan en servidores locales, teniendo en cuenta que los centros de datos centralizados en la nube pueden estar a cientos o incluso miles de millas de distancia de los usuarios.

El ancho de banda súper alto está integrado en las redes de larga distancia que les permite transmitir datos a altas velocidades. Pero el problema principal es la congestión de la red. Los mismos datos que se necesitan para tomar una decisión comercial o incluso de vida o muerte, están viajando en la misma red que el video de la pequeña Susy montando su bicicleta por primera vez sin ruedas de entrenamiento. Si el video de Susy y de otros más, llega al punto de transferencia de la red o “salta” antes que tu registro médico lo haga, el tuyo tendrá que esperar. Y esto sólo va a empeorar, Cisco estima que el tráfico global de IP aumentó más de cinco veces desde 2010 a 2014, y se incrementará casi tres veces para 2019.

Los clientes esperan cada vez más un mejor rendimiento y confiable de sus aplicaciones y servicios en la nube.

Evitar tal congestión está forzando a los proveedores de servicios a mover los datos cerca del usuario. A esto le llamo un movimiento hacia el “Edge” o al extremo de la red; y está comenzando con los centros de datos regionales. Los centros de datos regionales no son el final físico de la red, pero sí son un acercamiento a los usuarios finales y, como tal, reducirán la latencia y los costos de transmisión, al tiempo que aumenta la seguridad y, en muchos casos, ayudarán a las empresas a cumplir regulaciones de soberanía de datos.

La respuesta lógica es alojar sus data centers en la nube en centros de datos regionales propiedad de empresas de colocation. Estas son las empresas que construyen centros de datos de tamaño mediano en áreas urbanas estratégicamente ubicadas. Esto permite a los gigantes de Internet abordar problemas relacionados con los niveles de servicio, los costos de transmisión, la seguridad y las regulaciones de soberanía de datos.

Claramente esta es una oportunidad significativa para proveedores de colocation. Es sólo una de las muchas señaladas en nuestro nuevo reporte gratuito “Oportunidades y Amenazas para los Proveedores de Colocation alrededor del Mundo”. (https://www.schneider-electric.com/tools/registration/promo/us/en/getpromo/q623u/)

Comments

comments

Google+ Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*